sábado, 18 de junio de 2011

Algunas reflexiones sobre Conectar Igualdad

Diferentes funcionarios, referentes del programa y docentes comprometidos con la transformación educativa y los proyectos de inclusión digital, vienen opinando, en distintos medios, acerca del Programa. Me pareció oportuno recortar algunas citas, que, por supuesto, no pretenden sintetizar sus pensamientos, ni, mucho menos, constituirse en una única opinión. Desde luego, esta selección remite a un núcleo de ideas que compartimos. Tanto como los preocupaciones que nos surgen del día a día.

Silvina Gvirtz, doctora en Educación y gerente de Inclusión Digital de la ANSES:
“Para mí el programa Conectar Igualdad tiene dos grandes objetivos: uno es garantizar justicia social de dar las mismas tecnologías a todos los jóvenes, que se cumple cuando entregas las netbooks. El segundo gran objetivo –que va a llevar más tiempo– es mejorar la calidad de los aprendizajes de la escuela media y garantizar justicia educacional”

Gabriel Brenner: “Las netbooks … y su propia condición portátil contrasta con una tradición de lo estable, lo fijo, y por ende controlable, de los objetos y las personas en las escuelas. Su sola presencia, que es masiva y justa en términos de política educativa pública, prioriza a un sector de la población largamente postergado en términos de acceso cultural, y se materializa en los adolescentes de las escuelas públicas, acortando la brecha de desigualdad, en lo que a acceso tecnológico se refiere. Al mismo tiempo se abren provechosas discusiones sobre qué, cómo, por dónde encarar este ambicioso proyecto educativo y también qué hacer entre adultos, espacios de reflexión y capacitación más que relevantes. “

Sileoni: “ Lo que hacen los docentes y los padres es dotar de sentido la herramienta. En la Argentina, el 80 % de los chicos navega en Internet sin compañía de un adulto. Podés hacer una porquería, como aquello de ‘Tres razones para odiar a Romina’ o podés crear un sitio con 40 mil tipos siguiéndote.”

También hay consenso en que la irrupción de la tecnología cambió el enseñar y aprender en las escuelas. “La construcción del conocimiento colectivo se hace diferente, es mucho más rica. Cambia la geografía del aula misma, los bancos ya no están en fila, se arma un círculo con el docente en el medio, todo un cambio, sin instrucciones, que se dio naturalmente”, se entusiasma Bullrich, quien destaca desde su gestión la creación de una plataforma digital gratuita al estilo Wikipedia donde alumnos y docentes comparten conocimientos, no sólo del distrito, sino de otras provincias. “Y además pacificó los recreos y aumentó el presentismo en las reuniones de padres”, agrega el funcionario porteño.

Sobre cómo imaginan un aula dentro de cinco años, ante los cambios que plantea el uso de la tecnología, Oporto dice: “Me magino un aula combinada con lo moderno y lo clásico: la velocidad de la tecnología con la lentitud antigua de reflexionar y pensar. Como dice Ricardo Piglia: “Leemos igual que en la época de Cervantes.” Nos llega con más velocidad la información. Pero hay que combinar velocidad con capacidad de razonamiento.” “No me la imagino sin pizarrón”, sentencia Sileoni.

Para Oporto, la tecnología no cambiará la forma de actualizar currícula o la formación docente. “Es un recurso didáctico, es una herramienta. Es un medio, por el cual también se pueden aprender cosas inútiles, pero amplía la posibilidad de aprendizaje, un mejor recurso didáctico para aprender geografía, historia, física. No es la computadora la que va a cambiar el sentido del programa, sino un medio para lograr los objetivos, sin sentido mágico.”


Fuentes:
Un camino posible para acortar la brecha digital
"Las netbooks son como el guardapolvo de Sarmiento"
Cómo usar las netbooks es la pregunta que se hacen los docentes

No hay comentarios: